04 agosto 2011

No hay prisas a las 2:36 de una madrugada cualquiera.


Me intuyes, me atrapas, me besas,

entre sombras y sábanas de una habitación oscura.

Se desliza nuestra ropa.

Saliva.

Acorralan tus dedos mi cintura.

Latidos.

Te acercas un poco más. Un poco más. Hasta que me visto con tu piel.

Sudor.

12 comentarios:

Cris* dijo...

Me gusta ese momento en el que no hay ni prisa ni mañana, ese momento intenso de presente en el que el resto del mundo parece desaparecer. Y me declaro fan de tus ñoñadas también.

Coleccionista de sueños imposibles dijo...

sin prisa pero sin pausa...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Imposible no latir de esta forma.

Carlos dijo...

Vaya, parece que alguna vez "soltamos el picaporte" y... ¡la melena! xD

(Prisas no sé, pero lo que hay seguro a las 2.36 de una madrugada cualquiera de cierta canaria es bastante inspiración ;P)

Cris dijo...

como si lo viera;) mola:) http://someofyourdreams.blogspot.com/

Laura dijo...

Y que rápido acaban esos momentos..

Merluca dijo...

Me gusta tu blog, me quedo por aqui!.
Sin prisas

Anónimo dijo...

Me disfrazo de ti...
Te disfrazas de mi...

Clá! dijo...

Me encanta tu blog, es... tan genial, tan especial! un besazo!

S. dijo...

Dios, me encanta... Te sigo :)

candela dijo...

Grandes momentos!

dEsoRdeN dijo...

nos has hecho sudar a todos como si estuviéramos allí...