21 agosto 2011

Hay días en los que quisiera parar en seco.





Sobre todo en los días que el Universo entero confabula contra mí y mis absurdas ilusiones.

Que no es pecado tener sueños. Que con eso no se hace daño a nadie.

Hay días en los que quisiera ser invisible.

Que los prejuicios son precisamente eso: Prejuicios. Que si te despojas de ellos puedes llevarte sorpresas.

Hay días en los que mi nombre inventado me da regusto a personaje inventado que nada tiene que ver conmigo de verdad.

Que a veces pienso que por más que intente mostrarme como soy, todo esfuerzo es inútil.

Esfuerzo inútil y sobrehumano.






Antes estas cosas no pasaban por mi cabeza.


14 comentarios:

Un Punto de Vista Particular dijo...

¿Será la fama?
Que bien te expresas, ojalá yo en mi blog pudiese hacer igual...
Mira eres guapa, tienes talento y original. Eso me da un resultado de envidia para algunos, y hay que aceptar lo que digan, bueno (sin crecerse) y malo (sin derrumbarse). Enserio, lo vales y ya está. Hay mucho flipad@ suelto y punto.
A ver que opinas de mi blog:D
Un besazo y ánimo, y no te derrumbes que es lo que intenta gente. Un besazooooooo:D GUAPA! jaja:)

Raquel dijo...

¿qué fama?, jeje :)

En fin, días raros.

Marisela dijo...

Supongo que todo cambio drástico hace que nos planteemos las cosas, porque andamos un poco perdidos en eso de la adaptación. Cosas normales, todos tenemos días raros :)

Raquel dijo...

Supongo que sí

(oye, qué guapa sales tú en tu foto de perfil, pequeña!)

MAMUMA dijo...

Hay días en que todo lo vemos del revés,pero siempre pasan.

Cris* dijo...

Tu nombre inventado forma parte de tì y cada uno verá en él el tú que merezca ver. Quizás, quien no es capaz de descubrir como eres no merece conocerte, ¿lo has pensado?
Nunca dejes de escribir, te expresas genial y transmites muchas cosas, haces pensar. Y nunca dejes de soñar. Solo vete convirtiendo tus sueños en realidad (y sigue soñando cosas nuevas).
Días raros que dan paso a días normales.
Muak!

Carlos dijo...

No creo que nombre inventado tenga toda la culpa de los prejuicios de los demás, el pobre. Son tan baratos, los prejuicios, que todo el mundo tiene muchos. Y es una pena, porque estoy seguro de que si se despojaran de ellos se llevarían seguro sorpresas con alguien hasta cuyos defectos son "favoritos" ;) y eso desde antes de que nombre inventado estuviera por inventar.

("Antes estas cosas no pasaban por mi cabeza"... igual era porque pasaban otras. Tu cabeza siempre será la M-40 ;P)

Juan Rodríguez Millán dijo...

Yo siempre te veo a ti, siempre te he visto a ti. El prisma no me importa. Ni tus ilusiones son absurdas ni tus esfuerzos inútiles. ¿Antes...? No te preocupes del antes. El futuro mejorará el ahora, ya lo verás.

Roosaa dijo...

Me encanta que ultimamente escribas tanto :D eres genial!

dEsoRdeN dijo...

Con todo el respeto, pero me meo en Niccó y en todos los que te hayan conocido por ello (ya sabes que soy un poquito extremo...). Tú para mi siempre serás Raquel...

Raquel dijo...

MAMUMA ...Y ya pasó :)

Cris*... Aún quedan vicios por perfeccionar en los días raros. Dijo Vetusta Morla.

Carlos... Siempre sabes exactamente qué recordarme. Bendita memoria la tuya. Gracias siempre por tus comentarios.

Juan... Que llegue ya el futuro, pues.

Roosaa... y a mí me encanta que me leas :)

dEsoRdeN... Raquel. Raquel San Nicolás. Efectivamente, esa soy. :)

Laura Díaz dijo...

Yo te conocí como Niccó, posiblemente me hubiera gustado conocer a Raquel, pero seguramente nunca lo habria hecho. Por todas las redes sociales siempre te digo que eres muy grande, porque así es. Los días raros los tiene todo el mundo y como vienen se van. Da igual Niccó que Raquel, lo importante es que seas tú misma, siempre, yo lo poco que puedo "conocer" de ti me encanta. Y nunca dejes de escribir, es un placer inmenso el que produce leer cada una de tus palabras. Besos. Y gracias (:

Ana dijo...

Vayas donde vayas y te muevas por donde te muevas siempre encontrarás gente con muchos prejuicios y con muchas ganas de hacer daño también. Y más viniendo de donde viene tu nombre inventado... Pero lo único que tiene esa gente es eso, prejuicios y ganas de hacer daño. Así, porque sí, sin ningún motivo. Debe ser que se aburren demasiado y que en vez de invertir su tiempo en ver más allá de las apariencias, lo gastan diciendo estupideces. Estupideces que a veces duelen, sí. Y que rayan y hacen plantearse cosas, también. Pero, ¿sabes? No dejan de ser eso, estupideces de gente que se aburre demasiado.
Por eso lo mejor es mostrarte tal y como eres siempre, por muchos nombres que una pueda tener. Y a quien no le guste, que no mire. Estoy segura que habrá muchos más a los que sí les gustará.
Raquel, sé tú misma y triunfarás.
Y no te arrepientas de nada porque por muchos quebraderos de cabeza que te haya dado tu nombre inventado, sé que también te ha dado muchas alegrías. Yo sólo le puedo estar agradecida... gracias a él he podido conocer a una gran persona. Raquel creo que se llamaba :)
Días raros que es mejor olvidar. Recuerda: nunca dejes de sonreír porque no sabes quién puede enamorarse de tu sonrisa :)

ceroocho dijo...

Que nos hacemos viejos...