17 enero 2010

Si es que no es por ti.

Déjalo. Olvídalo.
Ni siquiera llegué a sentir mariposas. Ni siquiera me hiciste olvidar el resto de adicciones. ¿Qué digo el resto? ... la única. La única que tengo. La única que odio tener. De la que no quiero librarme en absoluto.

Lo sé. Muy mal por mi parte. Fatal. Pensé que esa sería tu función. Ponerme los pies en la tierra. Hacerla desaparecer.
Pero no. Error. Ahí está. Ahí sigue la curiosidad, la intriga, los puntos suspensivos.

Suspensivos.

Cada vez más suspensivos... Por otros labios. Que nunca fueron los tuyos. Será por eso que no me duele tanto haberme equivocado otra vez.

No te preocupes. En serio. Olvídalo.
Si no sonrío, no es por ti. Ya te lo dije. Ni siquiera llegaste a ser mi último pensamiento del día. Es solo que últimamente no dejo de tropezarme con la decepción, y no la esperaba de vuelta tan pronto. Es solo eso.

Pero de verdad que no importa. Insisto. Olvídalo.
Apenas me duele.
Y cuando termine este maldito muro, aún menos.
Seguro que desde aquí detrás no me incordiarán los deseos de cosas de imposibles.


12 comentarios:

Verónica (peke) dijo...

A veces necesitamos soñar y que estos sueño tomen cuerpo y se hagan realidad, pero piensa una cosa, estos tambien se pueden hacer realidad si lo deseas con mucha fuerza...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Malditas adicciones, malditas decepciones, malditos muros... ¿Por qué la gente quiere complicar tanto la vida? ¿Por qué se empeñan en cortar los sueños de otros? Detrás de tus puntos suspensivos seguro que acabas continuando la historia. Tu historia, no la de los sueños imposibles. Y el final feliz llegará.

* Raquel * dijo...

... el que quiera venir con finales felices, que traiga también pico y pala.

Jo Grass dijo...

Pues yo regalo picos y palas a todo el mundo porque prefiero los finales felices. Lo único bueno de "crecer" es aprender a utilizar los recursos para superar las decepciones y dedicarte a cosas más placenteras, como seguir soñando con aquello que te hace ilusión se va a hecr realidad por lo mucho que lo deseas.

besitos

Tirso dijo...

Me callo porque es más comodo engañarse.
Me callo porque ha ganado la razón al corazón.
Pero pase lo que pase, y aunque otra me acompañe,
en silencio te querré solo a ti.

Casi es más bonito lo que escribes tu que la letra de la canción.

Felicidades por el blog

Luis dijo...

Pues...o eres muy honesta, o lo estas pasando muy mal...o las dos cosas..no se

Dispersa dijo...

Decepción crónica. Bienvenida al club.

Te invito a mi blog, a ver si te sientes identificada. Un beso!

http://unamujerdispersa.blogspot.com/

dEsoRdeN dijo...

Hay que perder muchos partidos primero si quieres acabar ganando una liga

IRENE Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

No existen los finales felices ni de cuentos de hadas, solo existen los comienzos de películas románticas, transcursos de comedia agridulce y si hay final, será un melodrama.

Solo un consejo, no te preocupes por el muro, hasta el de Berlin se derrumbó y si no, podrán entrar en silencio por la parte de atrás!! Te lo digo por propia experiencia!!
Animo!!

Wenanena dijo...

Pues si no es por él, será porque no es tan importante :)

maku dijo...

Hola. He descubierto tu blog y me ha gustado mucho. He puesto un enlace en el mio. Espero que no te moleste. Yo acabo de emepzar uno y todavia ando investigando. Un saludo desde una bloguera mañica.

http://unachispaenmivida.blogspot.com/

Chkortv dijo...

Tuve mi época de adoración a esta canción...qué malos recuerdos me trae...