28 octubre 2009

Soy una hipócrita

...porque todas las mañanas, todas sin excepción, le veo.

Envejecido, viejo.
Sucio. Terriblemente sucio. Inhumanamente sucio.
Con una postura encorvada, la cabeza baja, la tristeza en su cara y la mirada perdida en las baldosas de la acera.
Siempre con el mismo atuendo... zapatillas de andar por casa, por su casa, la misma calle; pantalones rasgados y un chaquetón.
Barba y pelo gris enmarañado.
Cada movimiento le cuesta un triunfo, y aun así, siempre le he visto caminando... de un lado para otro, alguna vez arrastrando un cartón sobre el que pasaría la noche.






Soy una hipócrita porque cada mañana se me parte el alma al verle, y aun así sigo de largo.
Antes que yo, ya han pasado cientos de hipócritas. Después de mí, pasarán otros tantos más. Y él seguirá ahí... sin nisiquiera extender la mano para pedir unas monedas.
De cualquier forma, es probable que lo que yo pueda hacer tan sólo le sirva para pasar el día de hoy con el estómago un poco más lleno.
Mi pregunta es... ¿Dónde están los asistentes sociales?

Mientras tanto, y a modo de reflexión, ¿por qué no seguimos saciando nuestras ansias descontroladas de poseer, de tener más y mejor? Sigamos amando al euro sobre todas las cosas y no valoremos la suerte que tenemos... Al fin y al cabo, eso del tercer mundo es algo que queda muy lejos.

18 comentarios:

M dijo...

Estoy de acuerdo al 100% con todo lo que dices en esta entrada. La hipocresía de todos los días, la impotencia de saber que lo que hagas es una gotita en un océano, las ganas de que todo fuera distinto...

Qué difícil!

Besos

Ankara dijo...

me encantas tú contra el mundo Raqueliita.

Muchas veces los asistentes sociales están donde menos se los necesita... o, quién sabe, tal vez halla demasiados casos como el que tú cuentas... :S

Dawidh dijo...

Creo que el otro día estuvieron en “Tengo una Pregunta para Usted” aunque no lo puedo asegurar…

¿Por qué “amamos” al amo dinero? Por que es quien nos paga las vacaciones en la playa, el móvil último modelo, las deportivas de moda… por que somos borregos que vivimos en sociedad, una sociedad capitalista y viciada… por que somos egoístas, egocéntricos e irracionales, solo pensamos en tener, tener y tener, almacenar, almacenar y almacenar… consumismo capitalista puro y duro, por cierto: ¡Feliz navidad! ¿ya has comprado tus regalos?

La caperucita de los gatos azules dijo...

Es cierto.
Seguira siendo cierto todas las mañanas de todos los días.
Somos todos unos hipocritas.

Pero yo tengo una buena noticia...
Patito de goma ha vuelto :)

X dijo...

También podemos mirar hacia arriba, envidiar a los que tienen más que nosotros por el mero hecho de haber nacido en otra familia, por ejemplo. Siempre va a haber quien tenga más y quien tenga menos, es inevitable. Seamos hipócritas. :-)

netcuriosa dijo...

Hola chuli, pasate por mi blog, vendo ropita a buen precio, de segunda mano y nueva con etiqueta.
Si te interesa algo escribeme a:
Pillina002@hotmail.com
besitos

Zorro de Segovia dijo...

el próximo día llévale un paquete de tabaco. Te lo agradecerá más que la pasta. Hazme caso.

Jo Grass dijo...

Coincido con el zorro de Segovia; un bocata y un paquete de tabaco: A lo mejor el bccata ni lo toca pero tú te quedas más tranquila.

El otro día me encontré cerca de mi casa una familia enterita en la calle. Todos en el paro y el casero los ha echado. Les hice una comprita en el super y les regalé algo de ropa y las alfombritas de yoga que encontré por casa pero, ya ves qué panorama. Ni asistentes sociales ni leches; así está el parque!!

Aprilis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aprilis dijo...

Si es que... a veces los problemas son tan grandes que nos hacen sentir enanos e impotentes... :S:S !

Pero más vale hacer un poquito que no hacer nada... :) !

SOMMER dijo...

Demasiado duro, demasiado injusto, demasiado real. Lamentablemente demasiado cotidiano.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Pues sí, tienes toda la razón, pero ya no sé si sería una lucha contra gigantes, contra molinos de viento o directamente contra todo el mundo.

Hace poco me abordó un hombre en la puerta de un Burger y me pidió que le comprara una hamburguesa. Ni dinero, ni vicios. Tenía hambre. Eso llega al alma.

Memoria de pez. dijo...

Tan triste, pero tan cierto...

* Raquel * dijo...

Vaya... el otro día contesté a todos los comentarios y se me apagó el ordenador justo en el momento en el que iba a darle a publicar. Me frustré tanto que lo dejé para otro momento... Lo retomo ahora. Una vez más, gracias a todos por comentar, por pasar por aquí, por leerme.

M... supongo que es díficil cambiar el mundo, pero al menos con ganas y esfuerzo quizá se pueda conseguir algo...

Ankaris Muchass gracias! Va a ser que lo que pasa es un poco las dos cosas...

Dawidh tampoco voy yo a renegar del sistema. Supongo que lo que uno se gana con su esfuerzo bien ganado está. De cualquier forma, lo que me parece incomprensible es el deseo descontrolado por sobresalir, por tener más.... Quizá si todos renunciaramos a un poco de nuestra abundancia muchos más podrían vivir dignamente.

Caperucita... me alegro mucho. Enhorabuena :)

X... supongo que si. Esto es así y no se puede cambiar tan fácilmente.

netcuriosa... muchas gracias. Te haré una visita :)

Zorro de Segovia... creo que darle un paquete de tabaco sería firmar su sentencia de muerte. Aquel hombre casi no podía ni tenerse en pie...

Jo... Es realmente admirable lo que has hecho. Y como digo... a veces los asistentes sociales y encargados de que estas cosas no pasen están donde menos se les necesita...

Aprilis ... llevas razón. Y yo no hice nada. Al día siguiente de escribir el post le busqué (verídico) para darle algo de dinero y que se comprara algo en el super. No le vi... Que cosas.

Sommer... Me temo que si...

Juan... Una vez me pasó algo parecido. Estaba en el mc donalds y un hombre me pidió un nugget. En realidad yo podía comer cuando llegase a casa, asi que le di las papas y los dos nuggets que me quedaban. Fue una tontería... pero el hombre me lo agradeció igual que si le hubiese invitado a cenar en un restaurante de lujo.

Memoria de pez... ojalá algún día esto no sea más que algún caso raro y aislado...

Lurking People dijo...

Uy a mí tb me pasa con uno al que lo veo casi todos los días e imagino que esto le pasará a la gran mayoría de la gente, que ven como el mismo pobre hombre está siempre en la misma situación los mismos días y en el mismo sitio..

ElTiempoPerdido dijo...

mmmmm es que este problema es bastante complejo. He pensado alguna que otra vez en ello.

Lo curioso es que los indigentes de aquí viven infinitamente mejor que otras personas en ciertas partes del mundo donde no tienen absolutamente nada.

Aquí los vagabundos duermen en el metro y es raro que no coman una vez a la semana sea como sea. En otras partes del mundo, mujeres y hombres demacrados se turnan por la noche para que una bomba no mate a sus hijos y viven en un país destruído por la guerra, sin comida, apenas sin poder vestirse, mientras se violan multitud de derechos humanos que son básicos.

La indigencia es una consecuencia de la brecha social que establece el progreso en los lugares desarrollados y es inevitable.

La violación de los derechos humanos que impide que millones de personas vivan cada día en una inmensa agonía y expuestos a la tiranía de unos cuantos sí es evitable, es denunciable y perseguible. Y a mi entender, suene duro o no, más prioritario.

Siento si mis palabras suenan duras pero es mi opinión y la defiendo.

Un abrazo.

lady halcón dijo...

yo estudié trabajo social. ¿ qué dónde están los asistentes sociales ? sencillamente en el paro, raquel.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola soy trabajadora social,y por desgracia no tenemos la solucion a todos los problemas.Muchas veces los recursos o ayudas de los que disponemos son muy pocas.De todos modos,ahi seguimos trabajando como podemos e intentando que este mundo sea un poquito mejor,
Saludos