20 octubre 2009

(...Y que huela a ti)

Hay quienes beben el amor

en copas de coñac

Hay quienes lo prefieren

en copas de vino


Yo no.

Tráeme una taza de café

Intenso. Fuerte.

Quiero un sorbo dulce...

...y otro amargo

Quiero que no me deje dormir....

...que me mantenga despierta.

Que no empalague

Que no emborrache

...

Que cree adicción


14 comentarios:

Jo Grass dijo...

El amor que crea adicción es fantástico mientras la está creando, sobre todo en la imaginación, pero el hombre adictivo NO.

SAborear intensamente el poder de atracción que uno sufre por alguien es , sin duda, una de las emociones más gratificantes del proceso de enamoramiento, encaprichamiento, encoñamiento o lo quieras llamar, pero cuidadín con los hombres adictivos, que son generadores instantáneos de relaciones tóxicas y, no sé por qué, las mujeres nunca salimos bien paradas de ellas.

Yo me quedo con lo de saboreando; lo del atracón me produce acidez instantánea.

besos

* Raquel * dijo...

...relaciones tóxicas. Lagarto, lagarto.

Ankara dijo...

yo quiero una tacita también. pero una rica rica, que sea todo cariiiiño, sabor y amorrrr

me encanta!

Hollie A. Deschanel dijo...

Entonces prueba con café solo y un poquito de fe, seguro que consigues ese sabor.

Muaks!

http://holliedeschanel.blogspot.com/
http://littlecarrousel.blogspot.com/

X dijo...

No os pongáis trágicas, que el hombre adictivo no existe, somos nosotros (y vosotras, pero nosotros también) quienes nos dejamos enganchar de mala manera, pero en parte eso es el amor. Me ha gustado mucho la comparación con los recipientes. Creo que el problema es que hoy en día se suele querer en vaso de cubata: rápido, nocturno, mezclado y frío. Y con cuatro más esperando detrás.

Mujer Rastrillo! dijo...

Adicción, intensidad, amores que dejen mella en la piel, y amores de los otros también, amores :) un saludo

* Raquel * dijo...

Anki.... y yo, y yo. Aunque añadiría a todo eso una cucharadita de pasión, que si no, no se digiere bien la cosa...

Hollie... yo voy preparando el azúcar por si acaso.

X... muy buen apunte ese. No lo habría dicho mejor. Rápido, mezclado y frío.
Me sigo quedando con el café... Y no me tomeis a mal lo del sorbo amargo. Sólo lo digo porque a mi la dulzura desmedida me produce reacción alérgica.

mujer rastrillo... amores, al fin y al cabo.

Anónimo dijo...

Son las 4 de la mañana, me despierto sobresaltado por un sueño...espera, quiero recordar.
Aquel hombre del aeropuerto, me ponia el dedo índice en el pecho ¨No puedes pasar¨.

Intentaba avanzar, pero ese dedo se me clavaba en el pecho y se me escurrían los pies...te presento a las hormigas del estómago y a la impotencia.


Me llamo Nescafé.

ElTiempoPerdido dijo...

A mí me gusta el equilibrio, pero también el desequilibrio momentáneo y no duradero. Una taza intensa un día y unos cuantos más para saborearla. Que no emborrache, que no empalague. Pero el café adictivo... para un rato, cortado por favor pero intenso y con aroma.

Aprilis dijo...

Ay Raqueliya! Si es que las relaciones son asi, trago algo amargo trago ultra dulce... eso las hace bonitas e interesantes :) !

^_^! See You !

ElTiempoPerdido dijo...

de todas formas, me quedo con la opinión de Jo Grass. Me ha resultado muy inteligente lo que ha dicho...

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

Mmmmm... café ♥

Juan Rodríguez Millán dijo...

Y yo que no bebo alcohol ni café, la verdad es que no sé dónde meterme en toda esta metáfora...

REFLEJO DE YO dijo...

MMMMMMM
YO QUIERO UNOS LABIOS
DE SABOR DULCE
DE A RATOS AMARGOS
QUE NO ME DEJEN DORMIR
DE ARREBATOS
DE COMERLOS
DE PENSARLOS
QUE ME TENGAN DESPIERTO
MUDO Y DESCALZO
PERO ESO SI
INEXCUSABLE
DE ESTE MODO
DESCARADO
QUIERO QUE ME EMPALAGUEN
QUE ME EMBORRACHEN
Y SIN OTRA CONDICION MAS
QUE ME CREEN UNA MORTAL ADICCION
KISSITOS