27 octubre 2009

Hecho con Cariño

Una renacuaja de pelo rizado corre atropelladamente hasta la cocina a la par que zarandea a su muñeca "Baby Fever"


- Maaaaaaaami... ¿¿¡¡Macarrones!!?? ¡¡Toca macarrones!! ¡Qué bien huele!

- Si, llama a tu hermana y sientate que ya está la comida. Deben estar buenos, porque hoy les eché mucho cariño.


Y yo inmediatamente visualizaba a mi madre alzando la mano (acompañemos la escena con un halo angelical y un "AAAAAAAAAaaaahh" de coro de iglesia) hasta ese misterioso e inalcanzable estante en el que escondía el recipiente que citaba en letras brillantes y muy llamativas: "CARIÑO".

Evidentemente, todo esto era producto de mi imaginación. Jamás lo vi; ella se encargaba de sazonar los platos cuando yo no estaba cerca.
Si alguien sabe dónde puedo encontrar un tarrito de estos, por favor, que me lo haga saber cuanto antes. Mis lentejas congeladas no saben igual sin ese toque...

[Foto: Mi madre y yo-renacuaja]

16 comentarios:

Jo Grass dijo...

Qué placer tan genuino que alguien que te quiere cocine para tí con una buena dosis de cariño. Lamentablemente no sé si venden botes de ese ipo de sazonador. Yo, por si acaso, cuando lo tengo cerca, ¡PLÁS!, le echo el bote y me lo guardo de reserva, para las horas bajas en las que no hay manera que sepa bien el cocido.

besos

si, bwana dijo...

Es muy probable que las lentejas, al oongelarlas, pierdan el halo.Y si se calientan después en el Micro, habrán perdido todo el encanto.

M dijo...

Es muy fácil! Coge un tarro vacío, sostenlo con las manos un rato y piensa en todos esos momentos tan felices como el que acabas de contar. Después, ciérralo bien para que no se escape nada y guárdalo en lugar fresco y seco. Cada vez que quieras darle un toque a tus platos, espolvoréalo bien por encima y sonríe mientras lo haces. Voilà!

* Raquel * dijo...

Jo... he de decir que tan sólo con recordar mi fantasía infantil del tarrito de cariño ya me supo mejor el plato... Hay que ver la imaginación que tenía.

bwana, aun no tengo micro. Me temo que esa tecnología aun no está al alcance de mis manos... Sigo cocinando con encanto (y fregando una cantidad de calderos desmesurada)

M... dicho así, parece fácil. Aunque ahora que lo pienso, también puedo decirle a mi madre que venga a cocinarme todos los días...

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

¡Hum! no me hagas mucho caso, pero he oido rumores de que esa especia se vende por internet en una página que está en el hemisferio sur, y que para llegar a ella necesitas un código que te trae no sé qué tipo de cereales.
Asi que, o bien tienes la suerte divina de dar con ello, o bien como tú dices, llamas a tu madre que te haga la comida.
Total, seguro que te quiere lo suficiente y no le importa hacerte algún favorcillo de vez en cuando ;)

Girl From Lebanon dijo...

Algo para la lista de cosas positivas de no haberme independizado...todavía disfruto de ese tipo de cariño ;)

Bss!!

Ankara dijo...

ains, me encanta esa ideaaa!!!

qué guay, si veo uno te avisaré :)

iiii qué guay que te gustara Anni B sweet en el blog de Aprilis :)

IRENE Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Me ha encantado la entrada, como las pequeñas "tonterias" hacen que nuestro mundo sea mejor que se nos dibujen una sonrisa mientras fuera esta diluviando.
Y me quedo con la idea de M, crea tu propio tarro de "Cariño".

* Raquel * dijo...

Príncipe... el cariño viene... del hemisferio sur. Pensandolo bien, no me queda tan lejos. Es una opción estudiable... si.

Girl... la verdad es que es algo maravilloso. Yo cocino bien. Bueno, no cocino mal... pero aun así no consigo que toda mi casa se impregne del delicioso olor de comida con cariño...

Ankaraaa... a estas horas, no me traigas solo el tarrito. Mejor que venga acompañado de el plato de macarrones!

Irene... muchas gracias! Y llevas mucha razón en eso... a veces las cosas más sencillas, las más simples, son las que consiguen sacarnos una sonrisa.

Belén San Nicolás dijo...

Se me mojaron los apuntes de clase,con las lagrimillas mientras lo leía. Tu también cocinas con cariño, sobretodo la lasaña. El cariño es la magia que tienen en las manos las personas que nos quieren.
Besitos. TQM

* Raquel * dijo...

mi belenuca!! te quiero mucho! el sábado te hago lasaña, que ya voy pa casa :) te lo prometo :)

Juan Rodríguez Millán dijo...

Buf, y se pueden cocinar tantas cosas así... Incluso platos que nada tienen que ver con la cocina. Pero yo no sé qué tal quedaría en un tarro. Seguramente el cariño no cabe ahí...

Sergio dijo...

Ahora no se usa cariño. Se utiliza perejil.

Aprilis dijo...

Jejeje ! Que way xD ! Yo cuando viví en noruega tenia una compañera Zaragozana que cuando le tocaba cocinar decia " El ingrediente secreto son gotitas de amor..." y siempre le quedaba tan buena la comida xD !

Nada como especias imaginarias para que todo sepa mejor :P !

Aprilis dijo...

Por cierto ! que alegria verte por mi blog que no te dejabas ver desde hace dias :P !

I amARTE dijo...

genial...
preciosa historia¡¡¡¡

besos