28 septiembre 2009

¿Qué quieres ser de mayor?

Jamás he tenido claro qué responder a esa pregunta. En mi más tierna infancia (con 4 años o así) soñaba con ser peluquera.
De hecho, las prácticas sí que las hice. Estando en la guardería le corté la enorme y dorada cabellera a mi mayor enemiga, a la altura de las orejas y con un desfilamiento tan desigual que casi podría parecer artístico. Sobra decir que luchábamos por el amor del mismo niño, el más guapo de la clase, por supuesto y claro... en el amor y en la guerra todo vale. Aun recuerdo como la conduje hasta mis tijeras escolares de color amarillo ("Sientate aquí, anda... ayer fui a la pelu y vi un corte genial... Te lo voy a hacer. Ya verás cuando Oscar te vea ^^!). Joder, que malvada soy.

La madre por poco me arranca la cabeza cuando vio en lo que había covertido a la pija de su hija, no tanto por el corte, sino porque encima la niña estaba totalmente convencida de que con aquel corte hombril estaba la mar de mona. Debo tener un gran poder persuasivo, porque años después, estando ya creciditas, me la encontré y aun llevaba el pelo tal y como yo se lo había dejado. Totalmente verídico.

Habría tenido éxito en esto de rapar cabezas si no fuera porque poco después descubrí mi verdadera vocación: la arqueología.

Sé que no es la típica profesión que todo niño desea ejercer, pero a mi me parecía maravillosa. Me veía a mi misma en importantes excavaciones, vestida de beige (porque todo el mundo sabe que los arqueólogos visten de beige) y con una cantimplora atada en el cinturón, bajo los intensos calores de los lugares más recónditos del planeta, descubriendo tesoros ocultos, civilizaciones perdidas... Pero claro, las cosas como son. No sabría distinguir un fémur entre 50 palillos de dientes. La arqueología, descartada.

Después de eso, como dije antes, no he vuelto a saber qué responder a la pregunta del millón. Unos días quiero ser traductora; otros, trabajar en la redacción de algún programa de televisión; otros, intérprete; otros, profesora de inglés; otros, dedicarme de lleno a intentar ganar la lotería...

Bueno, al menos sí que sé lo que no quiero. No quiero precisamente lo que todo el mundo desea. Una rutina. Estabilidad. Parsimonia. El mismo día, una y otra vez, todos los días de tu vida, exceptuando, claro está, los domingos y fiestas de guardar, que entonces se hace algo especial... como ver cine de barrio detrás de un cuenco de palomitas tamaño familiar.
No gracias. Quiero movimiento, aventura, un pelín de incertidumbre y otro poco de locura. Aunque quizá con 10 años más diría algo totalmente diferente...


  • Nota: Debe ser mi día de suerte, porque hoy llegaba tarde, tardísimo (otra vez) y cuando, entre violentas inhalaciones y exhalaciones provocadas por 2 minutos de trote con 34 kg extra por cargar el portátil conseguí subir las escaleras de la facultad, me dan la noticia de que la clase se había inundado por completo. Si, un motivo super cotidiano. Que tu clase se llene de fango y agua hasta los topes. Ni deseandolo con todas mis fuerzas... :D Feliz lunes!!

18 comentarios:

Ignacio J. Rivas dijo...

Yo quería ser domador de cobras, y al final mira......un vulgar ministro de economía. Ay! donde se quedaron mis sueños....

M dijo...

Yo también tuve mi etapa de arqueóloga, hasta me regalaron en un cumple el juego de "Arqueologicnova". Ahora tampoco tengo ni idea de qué quiero ser, pero la verdad es que no me preocupa demasiado, ya improvisaremos por el camino, eso sí que es aventura! ;)

Ankara dijo...

Jajjaja, me encanta tu etapa de peluquera psicópata al más puro estilo Sweeney Todd!!

La verdad es que yo siempre he ido bastante a tiro fijo, desde que tengo uso de razón he querido ser
bibliotecaria. Aunque eso ha sido lo que he querido siempre, también lo he intercalado con etapas de traductora frustrada (sisi, tengo una mini yo dentro que querría traducir libros en condiciones, que a veces te encuentras cada uno...(me duelen especialmente los de Stephen King, que tienen cada patadón...!!))
También me gustaba locutora de radio, pero siempre que me entra la rabieta me tengo que recordar a mí misma que no es mi voz de esas que caracterizan a las muchachas de los 40p y similares!

Y creo que esas tres son las fundamentales...En realidad la más importante es bibliotecaria, se me sigue cayendo la babona siempre que voy a la biblioteca y los veo ahí, dandome los libritos, todos majos ellos....AAAAAIIIINNNNSSS!!Jajajaj

Y aquí me tienes, estudiando Psicologia, profesión no tan frustrada que no me disgusta en absoluto, si consigo hacer lo que quiero...Porque esa es otra, dentro de Psicología sí que bailoteo de un sitio a otro...jjajj

Ankara dijo...

Ah! es verdad, la profesión que en realidad es el sueño de mi vida es crítico de música/teatro/cine/libros/series/etc!

^^

GEMA G. dijo...

buena pregunta...yo quise ser reina, zapatera y bailarina de danza clásica...para nada he qdado...hahaha! hoy en día mi sueño es seguir siendo yo mísma...algo muy difícil...

Gracias por tu visita reina...ya estoy de vuelta cansadísima pero hay q seguir...

Bsitossssss

Clara dijo...

Me encantan tus entradas!
Yo también pasé por diferentes empleos a lo largo de mi imaginativa infancia....
ahora tengo que decidir que hacer
y no se me ocurre nada
¿Me estaré haciendo mayor?

un saludo!

Sergio dijo...

Yo también he pasado mi fase de arqueólogo.
En cuanto al poder de convicción... mejor me callo (danzad marionetas, danzad).
La verdad es que lo tenía muy claro lo que quería hasta hace bien poco: robótica. Me apasiona la robótica.
Sin embargo, como te he dicho un poquito más arriba, me he sentido atraido por otra cosa que siempre ha sido un hobby para mi: la psicología.
Me encanta entender a los demás, ayudar, saber el por qué de una acción. Estudiar a las personas.

Por cierto, siento amargarte el sueño, pero la rutina está presente. Incluso pasarse todos los días sin nada que hacer sería una rutina, ¿no crees? La cuestión es elegir la rutina que más te guste.

Un beso Raquel. :)

Laura Crocodile dijo...

Ostras, pobre niña la del corte de pelo, jajajajaja
Oye me gusta mucho el diseño del blog! Cómo lo hiciste?

Juan Rodríguez Millán dijo...

La fase peluquera sí que ha sido brutal, je, je, je... Pero no aclaras qué quieres ser de mayor hoy mismo... Porque seguro que algo tienes en la cabeza...

Yo la verdad es que siempre tuve claro que quería ser periodista. Hasta que lo fui. Y entonces me di cuenta que lo soy de corazón y de vocación, pero realmente ya no de profesión.

Muaka dijo...

Yo queria ser pediatra y bailarina jajaj porque siempre acabamos haciendo cosas completamente distintas??? la vida es muy aburrida y monotona yo quiero unos años de hacer de todo un poco hasta asentar jaja

Un besazo!

Sandra dijo...

Bueno de los sueños de pequeños van evolucionando con nosotros. No recuerdo q queria ser de pequeña. Ni si quiera tengo claro q quiero ser ahora q soy mayor.

Pero a mi si q me gusta una rutina, una estabilidad.

Un besito.

* Raquel * dijo...

Uy!! Disculpad la tardanza... unos amables y simpáticos apuntes de lengua me abdujeron. Pero ya me libré de ellos... :D Muchas gracias por vuestros comentarios!
Ah... por cierto... Somos 41 en este pequeño blog. Muchas gracias a todos y BIENVENIDOS!


Ignacio... Vaya! Un vulgar ministro de economía. Desde luego que ni comparación tiene el hacer que una serpiente baile y el ser economista. Los balances no tienen nada de glamour! Jajajaj

M... yo pienso como tú. Ya algún día me despertaré con las ideas claras y sabré lo que quiero hacer. Mientras espero a que ese día llegue, improvisaré, como dices tú.

Ankarita... por lo menos lo tienes claro! Jajaj Ya verás como si lo consigues. Sólo es cuestión de saber dónde quieres ir, y seguir ese camino hasta llegar al destino en cuestión (no te digo yo que me estoy volviendo una ñoña?).
Yo en cambio... unos días voy hacia la izquierda, otros a la derecha. Bueno, no, mentira... siempre prefiero la izquierda jajajj Tú me entiendes, que básicamente no tengo ni puñetera idea de qué hacer. Como le dije a M, ya amaneceré algún día con la iluminación divina...
Por cierto... eso de ser crítico, no me atrae mucho. Debe ser gente que anda con el ceño fruncido todo el día, con gafas y muy estirados. Siempre criticando todo.... jajajaj.

Gema... Ser reina! Qué buena profesión! Aunque pa una servidora, q es más republicana que monárquica, creo que no es compatible.... jejej. Bienvenida de nuevo... me alegra saber que ya estás por aquí. Un besito.

Clara... Muchas gracias! Tranquila... por lo que estoy viendo, esto de la indecisión es un mal bastante frecuente...

Sergio... en algunos casos ambas profesiones serían compatibles. Hay gente que parece auténticos robots :S
Y si, supongo que si... al final la rutina terminará alcanzándome. Pero mientras tanto... no van a cobrarme por soñar no? :D Otro beso...

Laura... pues mira, la plantilla es una de estas plantillas gratuitas que encuentras por internet. No recuerdo el link, pero si pones en el google “free templates blogger” o “plantillas blogger” te saldrán muchos modelos chulísimos.

Juan... también he querido ser periodista. Pero dedicarse al periodismo escrito donde vivo es entregarse de lleno a los brazos de unos periódicos vendidos a determinada ideología política. Normalmente todos tiran hacia algún lado... eso lo entiendo. Pero... no de una manera tan evidente y exagerada. Por eso al final terminó seduciéndome el tema de la televisión... Quién sabe, quizá después de traducción empiece comunicación audiovisual.
P.D: Qué política me he levantado hoy....

Muaka... de eso precisamente quiero huir yo. De la monotonía y el aburrimiento. Ojalá podamos ganarle la batalla.

Sandra... bueno, si te soy sincera... llegará el día en que yo diga que a mi también me gusta. Es solo cuestión de tiempo.

estefania dijo...

Yo quería ser veterinaria hasta que descubrí que vería a los animalitos sufrir. Modelo, perdiodista, famosa, psicóloga,...

Luego más tirando a antropóloga, arqueóloga,...

Hasta que me decanté para estudiar o derecho o historia del arte.

Y en esto último estoy.

Creo que no soy de esas que tienen las ideas muy claras... Aunque soñar es gratis ;)

Ahora me contento con que mi trabajo me permita viajar.

Y si que busco la estabilidad pero a mi aire xd (estabilidad vs viajar? O.o).

Sergio dijo...

Tal como vamos, cobrarán por soñar, por respirar y por todo.
Un besote! :D

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

Veterinario, profesor, abogado, forense, fotógrafo, periodista, juez, actor, psicólogo,.... son algunas de las cosas que quería estudiar.
Y mirame como estoy ahora, un diseñador de páginas web al paro y que aún no sabe exactamente que quiere ser de mayor.

* Raquel * dijo...

estefania... de todas formas, parece que más o menos encontraste tu sitio, no? Eso es algo que yo también siempre he tenido claro (de las pocas cosas que he tenido claras, digo yo). Quiero viajar! Lo grande que es el mundo, la de cosas que hay que ver.... yo no puedo quedarme en mi pueblo toda la vida, no señor.


Sergio... el día que ese señor de frac venga a pedirme algunos euros por fantasear, elegantemente le propinaré una patada en su entrepierna. Y me niego, más que nada, pq me arruinaría en un solo día... si es que me paso el día soñando!


Príncipe... Walaa!! Te quedó algo que no quisieras ser? Jeje, tranquilo. Algún día la vocación llamará a nuestra puerta. Al menos eso espero yo. Mientras tanto, voy terminando la carrera no sea que la vocación vaya a pillarme sin título ni preparación... por aquello de la competencia :S que ya... hasta para trabajar en mc donald’s hay que ser licenciado.

peterpanica dijo...

Hola, soy nueva por aki y, como ves tu blog me tiene enganchada a estas altas horas de la madrugada. Son de esos que despiertan mis ganas de escribir.Me recordaste mucho a mi en esta entrada porque, yo también lo q tenía muy claro era lo que NO quería, y era también eso...La rutina, casa, marido, coche, recibos, pero lo increíble es q la mayoría de la gente sigue pensando que si no consigues eso fracasaste en la vida. ¿¿Fracasar?? Casi me atrapan, durante cuatro años tuve eso, casa, novio, viajes para conocer a los suegros, hipoteca...rutina no demasiada, pq mi vida siempre ha sido una locura, pero bueno...Al final me volvieron a crecer las alas y ahora a pesar de que tg q aguantar a mi padre reprocharle a mi madre "Mira como acabó tu hija..." tengo casi 30 años, no tengo novio, trabajo en lo que deseé con toda mi alma y considero el mejor trabajo del mundo, vivo con mi sueldo al dia, pagando unicamnt el recibo del movil,sin casa, sin coche, pero con miles de momentos felices, muchas vivencias y siempre cambiando.

Muxas gracias Raquel por hacerme volver a soñar, recordar, desear escribir etc..

* Raquel * dijo...

No podía haber nada mejor para leer esta mañana que tu comentario, peterpanica.
Me encanta conocer gente con tu espíritu, con mi espíritu. Que más da que los demás no te comprendan... cuando uno encuentra el camino correcto, el camino de la felicidad... parece a veces como si faltara tiempo para empezar a recorrerlo. Disfruta, tú ya estás en él.
Gracias a tí por estar aquí. Bienvenida a mi sitio.