04 septiembre 2009

Yo no sobreviviría a una peli del oeste...

Ayer fui víctima de una mutilación bucal. Me quitaron cuatro (y digo CUATRO) piezas molares, de esas que dicen que son del juicio... pero las mías aun no estaban vistas para sentencia, ni siquiera habían emergido. Aun así, a falta de espacio en mi diminuta boca, había que extirparlas. Pobres ellas, que habrán pasado la noche en alguna fría bolsa de basura, junto con muelas picadas y vulgares empastes. Y pobre yo... sobre todo, pobre yo. ¡¡Cómo duele esto!!



Cómo me gustaría ser un tipo duro de película del oeste, de esos que se hacen a si mismos un torniquete con un pedazo de camisa, se beben un trago de whisky y siguen cabalgando otros 15 km más. Pero no, no lo soy. Soy una blandengue que va a alimentarse de helados durante los próximos 2 años, hasta que esta maldita inflamación desaparezca. Pero... ey!! Me estoy alimentando de helados. Después de todo, algo bueno tenía que tener.






P.D: En honor al hombre que nunca voy a ser, sobre todo, por cuestiones biológicas, estoy viendo (otra vez) "dos mulas y una mujer". Cosas de la anestesia, debe ser que aun me tiene narcotizada.

-------- psst!!! -------- cambié la foto. Que la otra no aparecía por alguna extraña razón ----

3 comentarios:

Laury~! dijo...

Awww... El mio (dentista) dijo que no eran operables.
Aww, que te sea leve. un besito.

La Caperucita que se comió al lobo. dijo...

Que te mejores :)

* Raquel * dijo...

Gracias chicas! :D ya hablo y todo... cualquier día me veo comiendo turrón del duro. Si es que soy una exagerá! :)