04 abril 2012

De mis dudas podría hablar eternamente.

Y dar vueltas sobre ellas como si de dar la vuelta al mundo se tratase. Recorrerlas tantas veces que acabara agotada de mí misma y terminara por estancarme en algún recóndito lugar de mi propia cabeza.

Soy tan pequeña. Soy tan pequeña a veces. Del tamaño de una cabeza de alfiler.

Me siento cruda y fuera de lugar. Diría que es una sensación comparable a que te pongan un examen de mecánica cuántica en parvulario, o a estar permanentemente en el extranjero, rodeada de un montón de calles que no has visto jamás.

Sabes bien que yo tiendo a pensar que todo va a salir muy mal.

Me siento así a veces, no sé por qué. Es la mitad oscura de la que estoy hecha, donde se guardan los dilemas, las fatigas y las caídas que he tenido desde tiempos remotos.


 
All the Rowboats - Regina Spektor 


Adelanto del disco What We Saw From The Cheap Seats,
que se publicará el 29 de mayo.

10 comentarios:

C. dijo...

Mientras seas del tamaño de una cabeza de alfiler y no desaparezcas, todo tiene remedio. "Si te sientes valiente verás al monstruo pequeño y cobarde", que dijo Santi Balmes. Dudas, miedos... siempre hay y por mucho que nos empeñemos, creo que es imposible que dejen de existir. Nada es nunca 100% seguro.
Aunque con tu ejemplo del examen, diría que no es lo mismo. Si con cinco años nos ponen mecánica cuántica, nos sentiríamos impotentes y ni siquiera miraríamos el examen, porque sabríamos que por muchas vueltas que le diésemos no llegaríamos a ningún sitio. En cambio tú piensas, tú escribes sobre ello... así que por pequeña que te sientas, sabes que sí puedes "aprobar". En un país extranjero uno termina encontrándose. Y aprende a hacerlo a base de perderse. O eso me digo yo a mi misma cuando intento ser optimista.

Anónimo dijo...

Quizá esto sea cosa de Raqueles...me identifico tanto contigo, tocaya...
Un abrazo.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Siempre habrá quien nos intente dejar de ese tamaño, pero no te dejes. Por mucho que te hagan creer lo contrario, puedes con los dilemas, las fatifas y las caídas. ¿Y sabes por qué? Porque eres grande, por lo menos tan grande con respecto al mundo como aparece en el dibujo. Por lo menos, seguramente más.

Lourdes dijo...

No te preocupes, eres muy GRANDE Raquel!

Aprilis dijo...

A veces pasa, pero en nada te vuelves a poner de pie sobre tu mundo :-)

PD: Como mola Regina :-)

Byron Campoverde Cabrera dijo...

Es curioso,a mi me gusta esa sensación,pero siempre se me esconde.

dEsoRdeN dijo...

Todos tenemos nuestro lado oscuro. Lo importante es no subestimar el poder de nuestra fuerza...

(no, no soy ningún freak de Star Wars, pero ya me venía bien el juego de palabras...)

Raquel dijo...

Qué puedo decir... me has convencido.

anoniman dijo...

todos somos muchos dentro y a veces es dificil organizarse....menos mal q a veces estamos de acuerdo todos

Raquel dijo...

C., mi respuesta sin nombre era para ti.

Anónima Raquel... las Raqueles, siempre perdidas.

Juan..., ¿Y si ese alguien soy yo? ;)Houston...

Lourdes... Muchas gracias Lourdes. Dulce blog que tienes ;)

Aprilis... ¿a qué sí? A ver qué más nos trae el disquito.

Byron, de todo puede sacarse algo bueno.

dEsoRdeNadOquerido... a veces el lado tenebroso tiene cosas interesantes que decir. Como declaraciones de paternidad. Oh. Humor inteligente inside ;P

anoniman... a veces sí. Y cuando no, dolores de cabeza.