03 noviembre 2013

Madrid es demasiado grande.

Enorme. Y aun así, a veces me aburre tanto, me cansa tanto, que vengo aquí, a ver cómo se va la tarde.
Las seis, y yo mirando de un lado al otro de las vías del tren.
Pensando en ti, de vez en cuando.



The autumn sun.
The autumn sun.



Emiliana Torrini - Autumn Sun 
Tookah (2013)

4 comentarios:

Cé. dijo...

El riesgo de las ciudades grandes es lo fácil que es perderse en ellas, lo difícil que es sentirlas casa. Antes todo se me quedaba pequeño y no podía respirar, pero ahora necesito encontrar mis rincones aquí, para poder pensar en ellos y no sentirme un punto dentro de un universo enorme.

dEsoRdeN dijo...

me encanta esa luz de tarde
muà!

Raquel dijo...

Creo que la ciudad que más casa sentí fue Gran Canaria, Cé. A menudo la echo de menos. Madrid... Es frenética. No sé. Pero tampoco está mal :)



...dEsoRdeN, la luz de tarde en otoño, ya es lo más :)

lagramola3 dijo...

Madrid es especial, creo que tiene una magia, una fuerza que la hace diferente al resto de las grandes ciudades. Madrid es una ciudad que acompaña, aunque vivas solo, nunca tienes esa sensación. Bonito sitio el de la imagen, ¿dónde se encuentra exactamente?