09 octubre 2013

Pasó.

Dejamos de necesitarnos.

Te darás cuenta pronto. Cuando vuelvas a levantar la vista para mirarme a los ojos y en realidad ya no te importe si son los míos o si son otros. Cuando ya no haya cuentas regresivas para volver a verme, ni planes, ni ganas. Cuando la tranquilidad sea el hueco de tu cama. Cuando dejemos de llamar, y ya no pase nada...

Podía pasar. Pasó.

Dejé de creer.
Dejé de esperar que cruzaras la habitación.
Dejamos de necesitarnos.







You thought that you saw him, but no, you did not.







5 comentarios:

Ojizarka dijo...

Es entonces cuando deja de doler.

dEsoRdeN dijo...

ánimos; todos hemos pasado por eso un millón de veces (y mínimo nos falta otro millón más...)

Duli Martínez dijo...

"Dejé de esperar que cruzaras la habitación."

Alury dijo...

Supongo que en algún momento de la vida toca pasar por ello, no sólo con amores. ¡Ánimo!

Cé. dijo...

Espero que sea irreal. O no temporal. O como se diga.

PD. Una vez escribiste que un final de verdad era cuando dejabas de pensar en alguien, ese alguien dejaba de pensar en ti y no importaba a ninguno de los dos. Y me gustó esa frase. Y pensé que en ese caso, un final de finales no podría escribirse.