24 mayo 2012

No te vayas a arrepentir ahora, porque ahora sí que no tiene sentido.

Además, no me miraste. No me miraste durante ciento veinte kilómetros. Puedo recordarlo perfectamente.
Seguiste conduciendo, joder. 
Y yo te estaba avisando de que me estaba apagando y que si me dejabas en el aeropuerto iba a darlo por muerto.
Iba a darlo por muerto.

No te arrepientas, de verdad. 
No te has equivocado.
Acabarás entendiendo como yo por qué tenía que coger un avión aquel día y tú tenías que volver a casa.



8 comentarios:

X dijo...

Genial. Quizá más que nada el joder, joder. Pero todo.

Anónimo dijo...

Es la entrada más impresionante que has escrito...fascinante, no más.

MeLlamanOctubre

Luna Méndez dijo...

me encanta tu etiquetina de "me he puesto a dibujar"

sabes que te amargaré la existencia hasta que tenga mi lozano rostro en un raquelístico dibujo... <3!

por otro lado, me gusta el texto. Podrías sacar una canción de él.

*creo*

C. dijo...

Yo también pienso lo de la canción...
Todo pasa por algo. Cada vez estoy más convencida de ello. Y lo peor es mirar atrás e intentar revivir cosas muertas. Eso no suele funcionar nunca.

Aprilis dijo...

Lo diré una y mil veces. esta canción es la hostia. cuando harás una cover ?

Teyalmendras dijo...

Conjunto entre palabras que mehan hecho pasar un instante genial.

Saludos almendrados ;)

escritorsinhabla dijo...

Genial, como siempre Raquel.
Me encanta tu blog, y espero oír más canciones tuyas muy pronto ^^
Un beso.

dEsoRdeN dijo...

Me encanta coger aviones, pero no soporto los aeropuertos. Suelen joderlo todo...