27 enero 2012

Fue extraño, lo más extraño que me ha ocurrido jamás.



Luces, sombras, calor sofocante. Ruido de copas, risas que hacían ruido y música que más que ser música, era ruido también. Mucha gente, muchísima. Y tú. Tú ahí en medio, entre todos los demás, y de repente fue como si la sala se quedara completamente vacía.
Fue como si mi subconsciente te hubiese reconocido en una milésima de segundo, porque te había estado esperando todo este tiempo. Como si hubiese tenido la certeza de que en cualquier momento nos íbamos a encontrar. Como si sobraran las presentaciones, como si ya supiera perfectamente quién eras.

Fue extraño. Lo más extraño que me ha ocurrido jamás.



Publiqué este texto en el número 25 de Must! Magazine

5 comentarios:

Cris González dijo...

Oh. Pues será extraño, pero eso si que es tener suerte. yo creo que es de esas cosas que solo le toca a unos pocos, como si entre un millón de personas te hubiesen elegido a ti para experimentar esas sensación, afortunada, tal vez. Extraño.

c.gonzález
xx

C. dijo...

Creo que no me importaría que me pasasen ese tipo de cosas extrañas. Aunque yo sí que no sé como se cree en todo eso. Supongo que son esas sensaciones que uno tiene que experimentar.

Byron Campoverde Cabrera dijo...

Qué mas da que fuera algo extraño cuando parece ser lo mejor que te puede haber ocurrido esa noche!^^

dEsoRdeN dijo...

De película (y con temazo para la BSO)

Lietaa dijo...

Me ha venido a la mente el minuto 0.53 de esta pelicula
Con tu texto..

http://www.youtube.com/watch?v=QTJceCuBCHM&feature=youtube_gdata_player