30 agosto 2010

Es culpa tuya. Sabes que nunca se te han dado las matemáticas.


Te olvidas de que los sentimientos no siempre tienen propiedad conmutativa, y luego vienen los problemas. Esos que no sabes resolver. No sirves para esto. Esa es la única verdad.




... I could call you on the telephone. Do I really wanna know? 

7 comentarios:

X dijo...

Yo creo que servir se sirve igual. Lo que pasa es que los de ciencias están/estáis/estamos mejor preparados. :D

Carlos dijo...

Pues como hasta para operar con sentimientos haga falta recurrir a las matemáticas... parafraseando a Bart... me multiplico por cero :SSS

(¡Qué alto se te oye! Cualquiera diría que emites desde Madrid, ya ;) Espero que haya ido bien "el abordaje a la capi" :D)

Juan Rodríguez Millán dijo...

Dejé de aplicar las matemáticas a los sentimientos cuando me di cuenta de que uno más uno tenía que ser igual a uno, pero con la salvedad de que los dos elementos originales seguían siendo indivisibles. Lo malo es que, por desgracia, no todos los expertos de la vida están de acuerdo en eso, así que no hay fórmula que explique eso.

Marisela dijo...

UUUH las mates tampoco son lo mío.. eso significa que también lo haré así de bien.. ? :(

Luna Méndez dijo...

ay, Angus y Julita, qué buenos que son... :)

Ese es el problema; la conmutabilidad de los sentimientos y la influencia de otros en los deseos de uno. Que a veces lo que yo quiero no lo quieres tú y cuando tú lo quieres yo ya me cansé, y vice versa y cientos y miles de versiones diferentes de lo mismo. Porque los humanitos somos así!

M dijo...

Es que las matemáticas son mucho más sencillas que los sentimientos. Si te gustan Angus & Julia te recomiendo la de "Bella".

dEsoRdeN dijo...

Las matemáticas las carga el diablo, mujer...