20 enero 2013

Y nunca lo diré, si tú no lo dices primero.

Debería ser fácil. A pesar de los kilómetros y de las trabas, querernos debería ser fácil. Como un acto reflejo. Como la conclusión final a todas las conversaciones derrotistas.

Y no. No lo está siendo.

Y encima yo... yo en vez de intentar hacer el último esfuerzo, no hago más que mandar mensajes subliminales.




Luna Nueva - La Bien Querida
Ceremonia (2012)

8 comentarios:

Ojizarka dijo...

No hay nada tan fácil como el amor, pero también es cierto que no hay nada tan difícil como él...

Raquel dijo...

...no hacemos sino complicarnos

Juan Rodríguez Millán dijo...

Creo que es una de las frases que te he leído con las que más de acuerdo estoy. Quererse es fácil. Complicarlo es lo difícil. Mejor mensajes directos, los subliminales, cuando no llegan, hacen la distancia más insalvable.

Ah... Sigo pensando que eres maravillosa escribiendo historias entre palabras.

Tequila dijo...

Yo no creo en las relaciones a distancia... o lo tengo al ladito, o tiene que ser con otro. Para mí sería demasiado duro tener a alguien a quien querer besar, abrazar, o despertarme junto a él y no poder hacerlo.

Besos!

Maira F. Molina dijo...

No, no es fácil, es tremendamente difícil. Mantener una relación a distancia requiere que ambos pongan demasiado para esforzarse en que su vínculo siga adelante y el sentimiento intacto.
Me ha gustado mucho tu blog, la forma en que escribes. Te estoy siguiendo.
Un abrazo.
http://my-pinkdreams.blogspot.com.ar/

dEsoRdeN dijo...

Alguna vez, más que mensajes subliminales, agradeceríamos que dijérais las cosas por su nombre. Si no es mucho pedir...

:)

Maria Thegirl dijo...

Me ha gustado mucho tu post. Me he sentido muy identificada. Lo complicamos todo demasiado. Me encanta por escribes. Tienes nueva seguidora, espero verte por mi blog y que me sigas! Yo te sigo sin pensarlo.

un beso

http://thegirl26.blogspot.com.es/

Cé. dijo...

Lo peor de los mensajes subliminales es que cada uno los interpreta a su manera. Pero complicar las cosas es un buen motivo para esforzarse en volver a hacerlas sencillas.