24 julio 2012

De un momento a otro.

Lo que era hasta hace un momento, pasa a ser hace un mes, un año, una cantidad indeterminada de días que no van a dejar de acumularse. Y llegado el momento, parece todo aquello como de otra vida.

Parecéis todos de otra vida distinta, en la que no érais lo que sois ahora, del mismo modo que no soy yo tampoco lo que solía ser.










6 comentarios:

C. dijo...

Que las cosas estén en continuo cambio es bueno, porque todo puede ser mejor de como solía ser y hace que nada sea demasiado aburrido ni demasiado rutinario, pero también da miedo, porque quizás en un momento lo que creías que era casi todo pase a no ser nada...

dEsoRdeN dijo...

El tiempo, maldito traidor...

Tequila Limon y Sal dijo...

A mí no me gustan los cambios, pero como dice C. existen, y nos tenemos que amoldar a ellos.

Cris dijo...

me siento identificada con esta entrada...

diego dijo...

Perdón que me entrometa pero este tema me parece muy interesante,siempre y cuando te refieras al "yo" consciente.A la consciencia inmediata de la realidad.
Pero antes de meter la pata,o seguir hablando sólo,me gustaría saber si alguien se anima...
¡Saludos!

Miau dijo...

Realmente todo cambia a todas horas, en cada momento, cada segundo, cada milésima, en cambio tan solo nos damos cuenta de aquellos que tienen una relevancia importante para nosotros, lo bueno de todo esto es que pueden desembocar para bien o para mal independientemente de que en ese momento dado nos agraden o no. Yo juego a ser optimista y a pensar que si ha cambiado es porque así tenia que ser, y que mejor me ira.

PD: Fue un placer, capricornio! :)