17 febrero 2016

La rabia que no es mía.

Una que ya traías
de otra era que conmigo nada tiene que ver,
se te escapa a veces cuando me miras,
cuando en vez de mí soy un espejo.

Se te sale la rabia del contexto,
ahí está, muy al fondo, junto al miedo.







2 comentarios:

Juan Antonio B. dijo...

Junto al miedo.

Kestrel dijo...

Me encantan las ideas que escribes y como las escribes. Genial!