12 junio 2015

Apriétame.

Pégate a mi frente.
Cuando veas que voy a volver a marcharme cógeme fuerte,
y mírame desde ahí,
no dejes que piense.

Acércate todo lo que puedas,
métete en mi cabeza.
Dime cualquier cosa.
Cualquier cosa que digas será suficiente.




Foto: Martina Matencio