31 octubre 2012

Y los peldaños van a ser cimas. Y los pasillos tan largos.

Sin previo aviso y sin ningún motivo aparente, más que el de estar demasiado lejos, tengo de repente la sensación de que el tiempo no tiene la intención de volver a pasar en su sentido natural, sino que va a dedicarse a correr siempre en sentido inverso. Y mañana será martes. Y dentro de un mes, septiembre.




Y la próxima vez que volvamos a vernos estará entonces tan lejos como me lo parece en este momento.


 

5 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

Entonces descumpliremos años como Benjamin Button, ¿no?

Tequila dijo...

Pagaría por volver a hace dos años una y otra vez, y otra, y otra....

C. dijo...

Me gusta pensar que la distancia sólo es una percepción. De todas formas mejor que el tiempo corra hacia delante, para que los espacios sean cada vez más cortos.

Ojizarka dijo...

Por un lado te diría q ójala pasara eso, mi septiembre ha sido nefasto. Pero claro, querría q volviera si pudiera cambiarlo, xq para volver a revivirlo creo q no podría soportarlo.
Aunque quién sabe, es posible q lo q empezó siendo uno de los peores momentos de mi vida, se convierta en algo bueno.

Ehse dijo...

Mientras el tiempo no se detenga del todo...