07 diciembre 2011

Chocaríamos y nos desintegraríamos en billones de partículas celestes.



Y el impacto nos haría microscópicos.

Dejaríamos de existir, perderíamos el cuerpo,

nos mezclaríamos y no podríamos distinguir dónde empiezo y dónde acabas.

Seríamos infinitos, invisibles, etéreos.

Seríamos universales, épicos.

Así yo dejaría de ser yo, y tú dejarías de ser tú para siempre.

Así ocuparíamos el espacio entero, entrelazados.

Y cuando volviéramos a la Tierra,

cuando volviéramos a tener forma,

cuando volviéramos a ser los de siempre,

de tanta tempestad, de tanto desorden,

de tanto tú en mí y yo en ti,

sería imposible volver a la forma original.

Acabarías inevitablemente con algo mío y yo con algo tuyo.

Te quedarías con mi piel o con mi risa,

y yo con tu olor o con el aire de tus pulmones.




Si no estuviéramos a años luz,



Si estuviéramos cerca...


15 comentarios:

C. dijo...

Esta entrada duele. Y bastante. Pero yo creo que todo eso que describes puede suceder. Si se dan muchos factores. Si uno cree en que puede, si el otro cree que también puede, si se quiere... si se decide lo correcto. No sé. Quizás sea una ilusa.

Anónimo dijo...

El estar lejos de una persona importante es una de las cosas que mas daño puede hacer. No es fácil, marea, duele, desconcierta...
Pero he comprobado que si se quiere, se puede. Que a veces hay que dar no solo el 100% de ti, sino hasta el 200% si hace falta aunque sea por intentar lo que queremos. Fallar siempre se puede fallar, ponga uno de su parte o no, si esta hecho para ser fallido sera así se haga lo que se haga. Pero a mi personalmente me gusta fallar con el sabor de boca de que al menos hice todo lo posible y no me quedé unicamente en pensamientos.
Suerte Raquel.

Mike dijo...

Encandilas.

Rosa. dijo...

Es logico viniendo de una estrella acostumbrada a recorrerse el espacio de lado a lado :)

Cris dijo...

Quizás vuelvas a estar a su lado, no existen las casualidades x) sea como sea es precioso! un besoo!

candela dijo...

Suena Etxebarria :D

las voces de Ariadna dijo...

Princesa herida, el teatro de la vida... (8)

dEsoRdeN dijo...

...es lo que tiene el dEsoRdeN...

XD

Luna Méndez dijo...

grande, Raquel.

Muy grande.

Raquel dijo...

Una de las mejores entradas de tu blog. Enhorabuena por escribir así.

Un abrazo.

Lili dijo...

Te leo casi siempre, Raquel, pero nunca me decidí a comentarme. Hoy no puedo resistirme: tu entrada es sublime. Enhorabuena. Un beso!

Nesa dijo...

Es la primera vez que entro en tu blog pero después de leer esto seguro que vuelvo.
Que pasada, que bonito, que bien escribes!

cinco letras dijo...

Seriáis algo así como el fabuloso complemento del otro. Algo que siempre llevas.

Aunque hay veces que esto ocurre, y sin más, todo vuelve a su forma original. Cuesta desprenderse de lo que nos han dejado, pero es inevitable no hacerlo...por nosotros y por tener el espacio disponible para el encuentro que aún está esperando.

light my fire dijo...

es jodidamente precioso.

pazzos dijo...

¿molesto?

Cuentan los teóricos de la física cuántica que dos partículas que, en un momento dado, han entrado en contacto, se interrelacionarán para siempre, por mucho que se empeñen en separarlas el tiempo y el espacio.
Esta hipótesis es... infinitamente romántica.

m´ha gustao tu post.