08 junio 2011

Cruel. Malvada. Villana


Como si mi pasatiempo favorito fuera abrirte en canal, te hago daño. Te destripo, te destapo, y te dejo con el corazón a la intemperie. Hurgo en las miserias tuyas y mías, en lo que hasta hace dos días llamábamos lo nuestro, y que ahora por ser, ni es nuestro ni es de nadie.

Como si disfrutara lanzándote cristales afilados con mi lengua, como si quisiera aplastarte con frases que pesan toneladas, como si tratara de asfixiarte con silencios inmortales, yo, antagonista circunstancial de esta historia, te mato.


5 comentarios:

Anónimo Gutiérrez dijo...

Lo malo es que a veces, antes de matar, se muere uno mismo.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Más allá de la melancolía supongo que esto es lo que hay... Cómo dominas esas sensaciones a la hora de escribir...

~ eNeeeSee ~ dijo...

Sabes escribir lo que nadie sería capaz de expresar con palabras... Sin querer sientes lo que lees :)

Miguel Ángel Maya dijo...

...Qué suave y qué cruel y qué precioso...

Discordancia número 25. dijo...

Te sigo! muchas felicidades por tu blog, un besito :)