28 diciembre 2014

Estoy en casa.



(Más dibujos en @RitaCalzone , esa parte italiana de mí, que a saber de dónde sale, pero que se dedica a pintar fachadas y niñas)

04 diciembre 2014

En este país falta motivación.

Me quedan apenas unos meses para terminar la carrera, y sin embargo, cada vez más, me parece que el momento no va a llegar nunca. Creo que no se trata solo del clásico cansancio que aparece al final de una larga etapa. Hay algo más. Muchas, muchísimas veces, he pensado en abandonar. La última vez fue hace cinco minutos. Hoy me he dado cuenta de que mi falta de motivación no es solo culpa mía.

Desde el día en el que aterricé en la carrera de Periodismo y Comunicación Audiovisual los mensajes derrotistas sobre nuestro futuro profesional por parte del profesorado han sido más constantes que los alentadores. Me han insinuado tantas veces que vivir de lo que estoy estudiando va a ser realmente complicado, que de alguna manera creo que tengo esa idea bastante adherida a alguna parte de mi subconsciente.

Entiendo que es necesario abordar el tema de la crisis que atraviesan el periodismo y el sector audiovisual en la actualidad, pero me pregunto si no debe ser también igual de importante inculcar la pasión y el afán de superación como la mejor de las salidas a esta situación. Me ha faltado oír eso a lo largo de estos cuatro años. Que alguien se acordase de decir que hay que creer en uno mismo y en lo que estamos haciendo para hacer algo bueno: una pieza para un diario, un programa de televisión, un videoclip. Es eso lo más importante: poner pasión y empeño. Si haces algo bueno, si te haces necesario, ya no solo es más probable que encuentres un trabajo, sino que también estarás contribuyendo a que en este país haya un poco más de motivación, que por lo que me han enseñado en la universidad, es un mal generalizado.