04 diciembre 2014

En este país falta motivación.

Me quedan apenas unos meses para terminar la carrera, y sin embargo, cada vez más, me parece que el momento no va a llegar nunca. Creo que no se trata solo del clásico cansancio que aparece al final de una larga etapa. Hay algo más. Muchas, muchísimas veces, he pensado en abandonar. La última vez fue hace cinco minutos. Hoy me he dado cuenta de que mi falta de motivación no es solo culpa mía.

Desde el día en el que aterricé en la carrera de Periodismo y Comunicación Audiovisual los mensajes derrotistas sobre nuestro futuro profesional por parte del profesorado han sido más constantes que los alentadores. Me han insinuado tantas veces que vivir de lo que estoy estudiando va a ser realmente complicado, que de alguna manera creo que tengo esa idea bastante adherida a alguna parte de mi subconsciente.

Entiendo que es necesario abordar el tema de la crisis que atraviesan el periodismo y el sector audiovisual en la actualidad, pero me pregunto si no debe ser también igual de importante inculcar la pasión y el afán de superación como la mejor de las salidas a esta situación. Me ha faltado oír eso a lo largo de estos cuatro años. Que alguien se acordase de decir que hay que creer en uno mismo y en lo que estamos haciendo para hacer algo bueno: una pieza para un diario, un programa de televisión, un videoclip. Es eso lo más importante: poner pasión y empeño. Si haces algo bueno, si te haces necesario, ya no solo es más probable que encuentres un trabajo, sino que también estarás contribuyendo a que en este país haya un poco más de motivación, que por lo que me han enseñado en la universidad, es un mal generalizado.


3 comentarios:

Ojizarka dijo...

Yo también me planteé mandarlo todo a la mierda, en mi último año además. Y hoy por hoy puedo decir que menos mal que no lo hice, porque hoy tengo un trabajo gracias a esa carrera y lo disfruto muchísimo. Sé que con otra cosa no estaría la mitad de contenta. Así que ánimo, encuentra esa chispa de ilusión y dale caña, que lo importante es cumplir los sueños.

dEsoRdeN dijo...

Y una cosa no quita a la otra: me parece bien que os den ese mensaje, porqué es una realidad como un templo. Y no sólo porqué haya poca oferta para tanta demanda, sino también porqué el periodismo está en una galopante crisis de praxis y deontología. Supongo que algo acorde a la sociedad en general. Pero precisamente por eso, también es una etapa perfecta para intentar cambiar las cosas. El listón es tan y tan bajo, que a poco que le pongas pasión e imaginación, podrás mejorar las cosas si te dan la ocasión de hacerlo (o si te la generas tú misma, que ahora hay muchos mecanismos para emprender tus propios proyectos). Realismo apasionado me parecería el mensaje más honesto

Camille D dijo...

Hace dos o tres años que no hablo español. Lo entiendo muy bien, así leo tu blog y me gusta mucho, pero hablar español es muy difícil.

Solo quiero decirte que en Francia también tenemos este discurso.
Y no solamente a proposito del periodismo, pero a propósito de cualquier carrera que tomamos.
Es lo que me hace dudar mucho estos días, ya que tengo que decidir que quiero hacer después de mis estudias en historia y ciencia politica.

Pero tenemos que creer en nuestros decisiones. Protegernos de los discurso tan pesimistas a proposito de nuestro futuro.

Te deseo buen coraje, y una buena continuación. Cree en ti y en tus elecciones, y aprecia tus estudios. :)